[url=http://www.imaxenes.com/imagen/callatekit_011bs51dy.jpg.html]Ver Imagen: callatekit_011bs51dy.jpg[/url][/IMG][/URL]
el mundo medido por la

endeble vara de mi

extensión ombliguera

nomás.


27.3.10

Manera práctica de *pum* desaparecer su fin de semana

Al viernes de haber trabajado en la oficina y cursado hasta las 22.30 hs, dedíquele la noche en casa de una amiga.
Se recomiendan largas charlas, bastante vino y/o cerveza, partido de diez mil y muchos (pero muchos) cigarrillos.
Parta hacia su hogar a altas horas de la madrugada, no sin antes interceptar un kiosco donde comprar un paquete de cartón (XL) de Rex y uno de galletitas Tentaciones de chocolate blanco.
Ingiéranse éstos por completo, panza arriba y babeando.

Abra el ojo promediando el mediodía del sábado y deslice sus papilas por entre el ungüento que la resaca de pucho en su boca ha dejado.
Agarre y báñese (no sea hijadeputa).
Parta en busca de criatura descendiente de su marinovio en hogar maternal.
Ingrese en restaurant y devore un bife de chorizo, sin olvidar un previo atracón de panerita y chucherías varias (que incluyan preferentemente berenjenas en escabeche, mini purés y porotitos a la provenzal).
Suba al auto y emprenda viaje hasta Ramos Mejía.
Ingrese al salón Golosinas y salude a toda la parentela política.
Disfrute de las tres horas de cumple de 5 del sobrino.
-Relaje, cuñada está feliz, sobrino está feliz, ¡cuñado se disfrazó de Ben 10!-
Trate, en el interín, de aplacar el desfasaje estomacal que los porotos del mediodía ahora están devolviéndole.
Tome el auto, recopile la bartuleada de los padres y niño agasajado y acompáñelos hasta su hogar.
Abra regalo por regalo con el niño.
Festéjeles un poco. Bese a sus cuñados, felices pero visiblemente agotados.
Emprenda la vuelta a Capital.
Deje a su suegra en su departamento y devuelva la criatura a brazos de su madre.
Hable con amiga.
Seguidamente pase por la nueva casa del novio (de su amiga) a conocer cuarto por cuarto.
Escuche anécdotas de cómo se realizó la repartición de habitáculos. Festeje también estos comentarios pero niéguese amablemente a compartir un tentempié antes de partir.
Vuelva al auto. Llegue a su casa y por favor, desista de cenar.
Organice para el siguiente día la reunión de jornada completa con su compañera de estudios en pos de empezar y terminar el trabajo práctico que será entregado esta semana.

Dedíquele el domingo a llevar a cabo la tarea de edición que será evaluada el miércoles.
(recuerde cómo era que se usaban estos programas que hace meses que no manipula).

Y ahora sí, mujer, ¡lo ha conseguido!
Su fin de semana ha desaparecido sin dejar más rastro que el de las incipientes bolsitas Meijide que se dejan ver debajo de la línea de su ojo.

No hay comentarios: