[url=http://www.imaxenes.com/imagen/callatekit_011bs51dy.jpg.html]Ver Imagen: callatekit_011bs51dy.jpg[/url][/IMG][/URL]
el mundo medido por la

endeble vara de mi

extensión ombliguera

nomás.


23.3.10

pura espuma

Y en esta humilde pero no por ello menos emotiva nota, le decimos *NO* a la cheta de grandes gafas negras que viaja 2 veces al mes en subte: un domingo a las 7 de la mañana volviendo del boliche, o un miércoles a las 18.03 de la tarde cuándo justo volvía de hacer un tramite en el centro de pura casualité.

La clase de joven ya reconocida por sus histéricos gritos tales como:

- "PERO SON IDIOOOTAAAS?!?!?!?!?!? NO VEN QUE NO ENTRAMOS!?!?!?!?!"

- "PERO PARA!! ANIMAAAL!!!"

- "BASTA!!! DEJEN DE EMPUJAR PORRRRR DIOOOSSSS"

Epa,
estamos alteradas hoy.

Nosotros, los que viajamos en subte hasta cuatro o seis veces al día, por si no sabías, no somos idiotas. Ya nos dimos cuenta de que el espacio físico del vagón es un 70% menor al número de trabajadores que (originalmente) terminamos nuestra jornada a las 18.00 hs.
Estamos acostumbrados a que se nos pegue la camisa transpirada del de atrás o a comernos los rulos de la de adelante. A viajar sostenidos por el hedor de los otro cuerpos y aún así tener la capacidad de llevar la cartera colgando de un brazo y en la otra mano el librito nuevo tan impecable de Cine y Filosofía que tanto cuidamos que no se arruine.

Mientras todos reflexionamos la misma idea, se escucha de fondo:

-"Si querés viajar cómoda, tomate un taxi, conCHETA!"

Ok, hay que asumir que es un comentario totalmente aplicable a la situación en la que estamos. Los pasajeros nos miramos y sonreímos compartiendo la pertinencia de la voz que se anima a desafiar a la muchacha rica de gesto asqueroso.

-"A mi me tratas con respeto, NENE"- retruca la joven

Peeerooo clarooo!! Si estabamos ante Mariquita Sáncez de Thompson y aún no nos habiamos percatado! Qué insensibles!!
Había una extraña complicidad entre la gente de ese vagón, en particular en el sector de la puerta del medio.
Se vacía un asiento al lado mío, mirando hacia atrás, en busca de la concheta histérica digo:

-"Acá hay un lugar, avisenle a la chica!".
(Como para probar si sentada se quedaba mas calmadita)

- "¿A quién? ¿A la nerviosa?" - me pregunta una señora,
a lo que no puedo mas que sonreirme por la forma de catalogar a la muchacha con poca experiencia en la vía pública subterránea.

-"Pero no querida, para eso me siento yo!" - agregó.

Ángel Gallardo
¡A casa y con anécdota nueva!

4 comentarios:

kit.sch dijo...

moi.- se encontró con la enana fascCHista! sí!
y yo, apoyando RAJATABLAMENTE la moción, igual, igual, digo NO, por favor NO a los pelos ajenos en mi boca. No te arregles la colita nena cuando ves que estamos todos ensardinados, dale, ratón, si acá no te ve tu machito!

Una dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Una dijo...

JA! A vos sola se te ocurre darle el asiento, a mí se me hubiese ocurrido únicamente darle unas patadas en el culo.

la secretaria dijo...

ajajaja